Blog,  Relatos de terror

Las Gemelas

Les preparó el almuerzo y salieron apresuradas a la calle. Como era costumbre, llevaba a sus hijas gemelas al colegio, caminando de la mano y tarareando una canción alegre. Sin embargo, el teléfono sonó en su bolso, una llamada del trabajo que parecía urgente. Respondió con rapidez, y su interlocutor le pidió que acudiera de inmediato a la oficina. Algo grave había sucedido. Tomó una difícil decisión en un instante: dejar que sus hijas continuaran solas, sabían perfectamente el camino. Las besó en la frente con cariño y emprendió el camino de regreso a casa, a tan solo veinte pasos de ellas.

Pero entonces, un fuerte estruendo y un frenazo la hicieron voltear con horror. A sus espaldas, vio la escena aterradora: los cuerpos de sus dos pequeñas yacían inertes bajo un camión. Todavía estaban cogidas de la mano.

La mujer cayó en una profunda depresión, de la que finalmente emergió con un nuevo embarazo. De manera irónica, en su vientre crecían dos niñas gemelas que parecían idénticas a las que había perdido. Con el tiempo, se volvió extremadamente protectora hacia sus nuevas hijas, aterrada por la idea de perderlas de nuevo.

Un día, mientras se dirigían al colegio, las hermanas se adelantaron y comenzaron a correr. La madre las observaba con atención cuando, al poner un pie en el asfalto, una mano firme las detuvo bruscamente. Entre sollozos desgarradores, su madre les suplicó que nunca cruzaran sin su permiso. La respuesta de las niñas la dejó estupefacta: “No pensábamos hacerlo, mamá. Ya nos atropellaron una vez. No volverá a suceder.”

Desde entonces, algunos viajeros afirman que al pasar por ese tramo de carretera, las radios sufren interferencias misteriosas y se escucha una melodía inquietante: el tarareo de unas niñas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *